El Templo de Artemisa

He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, la estatua de Zeus en los Alfeos, los jardines colgantes, el coloso del sol, la enorme obra de las altas pirámides y la vasta tumba de Mausolo. Pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo.” Así describió el poeta griego Antípatro de Sidón, en el s. ii a. C., las siete maravillas de la Antigüedad, un conjunto de obras arquitectónicas que los helenos consideraban dignas de ser visitadas y admiradas.

De aquella casa de Artemisa tan solo queda en pie una columna construida ex profeso con pedazos de diferentes pilastras. En su época de esplendor, hasta ella peregrinaron multitud de adoradores para rendir culto a la diosa y pagarle tributo en forma de joyas y otros bienes.

Publicado en Historia y Vida en abril de 2012
Puedes descargarte el pdf del reportaje aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s