A golpe de bisturí

César es un triunfador. Joven, guapo, rico, seguro de sí mismo y siempre rodeado de mujeres. El día que se enamora de Sofía sufre un accidente de coche provocado por una de sus antiguas amantes. Sobrevive, pero con el rostro desfigurado. La cirugía que le practican resulta un éxito, aunque no le devuelve su autoestima. Decide ocultarse tras una máscara especialmente diseñada para él. Alejandro Amenábar aborda así, en Abre
los ojos (1997), la superficialidad de una sociedad que equipara la identidad con la apariencia física.

Claramente, el aspecto nos importa más de lo que nos gustaría admitir. Nos lo inculcan ya en los cuentos de infancia, en los que la bruja es vieja y fea y el príncipe o la princesa, jóvenes y bellos. Y lo arrastramos al crecer en el campo personal y el laboral. ¿Cómo se explica que los candidatos más atractivos consigan trabajo con mayor frecuencia que otros quizá más competentes pero físicamente menos agraciados?

Publicado en Historia y Vida en noviembre de 2011
Puedes descargarte el pdf del reportaje aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s