Orellana, descubridor del Amazonas

Eran los últimos días de noviembre de 1546. En una de las orillas del curso principal del Amazonas, bajo un árbol cualquiera, una veintena de hombres recitaban oraciones mientras una joven lloraba desconsolada ante la tumba de su marido. Había muerto, exhausto y agonizante, el trujillano Francisco de Orellana, con la gloria de haber sido el primero en descender en su totalidad por el río más largo y caudaloso del planeta. Pero sin haber llegado a culminar su ambicioso proyecto de conquista.

Publicado en Historia y Vida en marzo de 2011
Puedes descargarte el pdf del reportaje aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s