Francisco Godia, gentleman driver

Publicado en Historia y Vida en abril de 2009

Personalidad tridimensional. Así se definía en un artículo del diario La Vanguardia de marzo de 1979 la figura de Francisco Godia tras recibir la Llave de la Ciudad de Barcelona. “Como deportista, porque consiguió marcas en el difícil deporte automovilístico aún no superadas en la actualidad; como financiero, porque desarrolló su capacidad hasta alcanzar la presidencia de la Cros, y como persona humana que no olvida los sentimientos del espíritu y que cuenta con uno de los museos particulares más importantes de España”.

Francisco Godia

Francisco Godia

En la época en la que nació Godia, la historia del automovilismo se encontraba aún en sus inicios. Incluso en las grandes urbes, la mayoría de ciudadanos se desplazaban a pie o en tranvía. En 1923 el parque móvil de Barcelona apenas alcanzaba los 10.000 coches. No es de extrañar entonces que ser piloto estuviera al alcance sólo de unos cuantos privilegiados. Aristócratas, aventureros, deportistas adinerados. Gentleman drivers, en definitiva, o lo que es lo mismo, hombres con aspecto varonil, en ocasiones desaliñado, que eran tratados como héroes o grandes estrellas de Hollywood.

El número uno

Godia, nacido en el seno de una familia burguesa, estudió derecho, pero ya desde la infancia cultivó su fuerte vocación por el deporte del motor. Debutó como piloto a los 25 años en la I Carrera de Turismos, en Montjuïc, al volante de un Hotchkiss, y tres años más tarde se dio a conocer internacionalmente participando en las 24 horas de Le Mans.

Pero su laureada carrera automovilística no había hecho más que empezar. El Campeonato del Mundo de Fórmula 1 se inauguró en 1950 en el circuito británico de Silverstone, y en la siguiente edición, España tuvo el honor de acoger la última y decisiva prueba del mundial. Dos pilotos catalanes, Paco Godia –como era conocido en el mundo del motor- y Juan Jover, se enrolaron en la carrera en el circuito urbano de Pedralbes. Debió ser todo un acontecimiento para los espectadores concentrados en la avenida Diagonal de Barcelona, que pagaron la entrada a 15 pesetas la general, 50 si pedían silla y 1.000 por el palco. Jover no pudo llegar a arrancar su Maserati por una avería en el motor, pero Godia quedó en décimo lugar, convirtiéndose en el primer español en correr un Gran Premio de Fórmula 1.

Francisco Godia

Francisco Godia

Cuentan los que le conocieron que Paco siempre se apuntaba a un bombardeo a la hora de correr. Había llegado incluso a disputar tres competiciones el mismo día. Sus coches, además, eran de lo más dispares. Lo que más impresiona, quizás, es la longevidad de su carrera de piloto, 23 años desde su debut, en los que participó en 25 Grandes Premios de Fórmula 1. Hasta la llegada de Fernando Alonso, su palmarés no había sido superado por ningún otro piloto español. “Correr es lo más bonito del mundo. Sin discusión. No hay nada que me haya gustado tanto como correr en automóvil ni nada que me haya producido más satisfacciones”, llegó a afirmar.

Empresario y coleccionista

Godia abandonó la competición en 1969. Aunque siguió vinculado al mundo del motor –con el impulso a la construcción del Circuit de Catalunya, por ejemplo-, centró sus esfuerzos en otros dos ámbitos. Como empresario, su actividad se centró en los negocios familiares; con Iberpistas fundó el primer túnel de peaje en España, el túnel de Guadarrama. También ejerció un papel destacado al frente de la presidencia de la compañía química catalana Cros S.A., que de un cash-flow negativo de 1.000 millones de pesetas en 1983 pasó a un cash-flow positivo de 640 en 1985. El segundo ámbito, su pasión por el arte, partió de una pequeña colección heredada de su padre y culminó en toda una Fundació que recoge el legado del empresario y coleccionista, fallecido en su ciudad natal en 1990.

CRONOLOGÍA

1921
Nace el 21 de marzo en Barcelona, hijo de una familia burguesa. A los 7 años vio su primer carrera y a los 13 ya conducía.

1946
Debuta como piloto de coches a los 25 años en la I Carrera de Turismos de Montjuïc con un Hotchkiss.

1951
Su primer GP para el Campeonato del Mundo de F1. Queda décimo en el circuito de Pedralbes con un Maserati.

1954-1958
Disputa el Campeonato del Mundo de F1. En 1956 obtiene 6 puntos gracias a sendos cuartos puestos en Alemania e Italia.

1969
Se retira de la competición y se dedica a los negocios familiares y a continuar la colección heredada de su padre.

1971
Adquiere el Conventet de Pedralbes como residencia privada y la restaura para instalar su colección de arte.

1977
Llega a la presidencia de la empresa química Cros S.A. y pronto consigue que reporte grandes beneficios.

1990
Muere el 28 de noviembre en Barcelona. Su hija Liliana queda al frente de la Fundación que lleva su nombre.

LA FUNDACIÓN FRANCISCO GODIA

Especializada en arte medieval, cerámica, dibujo y pintura modernista y arte del siglo XX, es una de las colecciones privadas más importantes de España. La primera sede de la Fundación fue el Conventet, un edificio del siglo XIV junto al Monasterio de Pedralbes. Recientemente se ha trasladado a la antigua casa Garriga Nogués, un edificio modernista con 2.600 m2 de exposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s