Dummies: historia de un salvavidas


Taller de dummies de Idiada

Laboratorio de dummies de Idiada

Nunca un maniquí tuvo una jornada de trabajo tan dura como la del dummy. Ni siquiera los que circulan por las facultades para que los futuros médicos se entrenen en la práctica de la reanimación. Día tras día, año tras año metido en un coche para acabar siendo estampado contra un muro de hormigón, una y otra vez. Disfrazado de humano. Porque a nadie se le ocurriría meter uno de carne y hueso para hacer una prueba de este tipo, ¿verdad? Error. Aunque cueste de creer, en el origen de los ensayos sobre seguridad pasiva en vehículos se utilizaban cuerpos humanos, primero muertos y más tarde vivos.

Publicado en Historia y Vida en febrero de 2009
Puedes descargarte el pdf del reportaje aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s